jueves, 21 de junio de 2007

LA MECA DEL SUELING.

Como la mayoría de vosotros sabéis, estoy preparándome para a finales de año o a principios del año que viene irme a vivir a Japón.

A diferencia de España, Japón tiene una cultura tremendamente refinada y elegante, y quizás es por eso que el deporte del sueling, en esos lares, no sólo está tolerado sino que goza de un enorme prestigio social.

Japón es uno de los pocos países del mundo en el que el sueling (スエルング) es una actividad profesional como otra cualquiera. Los suelistas viven exclusivamente de su trabajo como suelistas, pagan impuestos y tienen seguridad social. Como prueba de ello, valga esta foto de un experto suelista nipón, ataviado con elegantes ropas de hombre de negocios.

Los más famosos suelistas nipones firman autógrafos, salen en las portadas de la revistas, y tienen club de fans que rivalizan unos con otros y que acuden a animarlos con banderas y pancartas de todo tipo.

Esa clase de cosas sería imposible en otras naciones como España. Hace poco me hallaba tumbado medio borracho, un miércoles por la noche, en el portal de una casa de un barrio normal de Valencia. Una pareja pasó en esos momentos por la calle. Al verme, el chico le dijo a la chica: “Ya va siendo hora de que empecemos a pensar en cambiarnos de ciudad”.

Por no hablar de la posibilidad de que unos skins te prendan fuego porque sí o de que te mee encima un borracho o un bakala. Es una pena que en nuestro país el sueling esté tan poco desarrollado, existiendo un clima tan favorable y unas instalaciones tan maravillosas para la práctica de este deporte, con cajeros por doquier y portales de todo tipo.

En Inglaterra, otro de los países en los que he vivido, el sueling está totalmente tolerado y es practicado por una parte importante de la población. No obstante, siendo Inglaterra un país ultracapitalista, con una cultura de bárbaros y un nivel educacional digno de un país tercermundista; y dado que el sueling es un deporte refinado, propio de pueblos avanzados, no soprende que en esas tierras no existan buenos suelistas. Digamos que, en lo que se refiere al sueling, en Inglaterra prima la cantidad, y no calidad.

Tengo entendido que Finlandia es otro de los países líderes en cuanto a sueling. En Finlandia, la práctica del sueling es masiva entre la población durante los fines de semana. Los suelistas han alcanzado tal nivel de perfección y de calidad que la policía ha de actuar cada viernes y cada sábado, llevando a cada zona de marcha varios autobuses destinados a transportar a los centenares de suelistas que detiene cada vez. No es que el sueling esté prohibido o algo así (los finlandeseses son uno de los pueblos más tolerantes del mundo), pero si no hicieran nada al respecto cada noche morirían un montón de personas dormidas sobre la nieve.

Aún así, el sueling en Finlandia es más un deporte popular, distracción de fin de semana, mientras que en Japón se trata de una actividad elitista, que sólo se puede empezar a practicar tras largos años de duro y disciplinado aprendizaje espiritual a las órdenes de un maestro.

Como pionero en España del sueling, cuando me traslade a Tokio, prometo encomendarme a un maestro sensei para que me transmita los conocimientos de ese arte milenario.

Hirumi Nasako en plena acción: uno de los mejores suelistas del mundo, y toda una celebridad en el país del sol naciente.

4 comentarios:

Barney dijo...

Según las últimas informaciones, el Comité Olímpico Japonés está presionando al COI para conseguir que en los próximos Juegos Olímpicos de Pekin 2008 se incluya el sueling, sabedores de que sería una forma de asegurar medallas en todas las categorías (masculino, femenino, individual, en grupo, etc). El problema es que ya se conoce la rivalidad entre japoneses y chinos, y estos últimos no están dispuestos a permitir que sus enemigos ganen medallas tan fácilmente en su propia casa.
En principio lo más probable es que sea tratado como deporte de exhibición, a la esperar de que sea oficial para Londres 2012.
Desde aquí quiero animar al gobierno a incluir en el programa ADO a especialistas en sueling, con la esperanza de que pronto ayude a aumentar el medallero nacional.

BARNEY

rez dijo...

En alguna ocasión he practicado sueling y siempre me he encontrado con la incomprensión y el rechazo de otros deportistas.

Alguna vez lo he alternado con banking y los resultados han sido semejantes: incomprensión y marginación.

Está claro que se trata de un deporte underground como el skate lo fue en su día.

Creo que lo primero sería crear una Federación de Sueling que eleve este magno deporte a la categoría que merece.

Enhorabuena por tan insigne blog.

unión dijo...

Yo he sido y soy un gran amante del sueling, la última vez lo practiqué estas fallas pasadas. Siempre que he practicado este deporte he sido insultado e incluso zarandeado. Lo peor son las miradas de asco que suelen poner la familia media burgués española. Esa cara de asco, odio y miedo, parece que te echen la culpa de todas las desgracias del mundo.
¡VIVA EL SUELING!

Elvar dijo...

A Unión:

No te desanimes. El orgullo de ser un suelista de élite debería ser satisfacción suficiente para que las críticas no te afectaran. Algunas de tus actuaciones pasarán a los anales del sueling, como tu siesta sobre el césped en las últimas fallas o tus rebotes en las esquinas de Burton Street.

A Rez:

Gracias por tus halagos (totalmente merecidos). A ver si me dices cómo hacemos para ponernos enlaces de tu blog al mío. Acuérdate de llamarme la próxima vez que vengas a Valensia, ciudad de pin y pon gobernada por marujas.

A Barney:

Sí, lo de Pekín parce todavía una posibilidad muy remota, Londres sería un buen escenario, pues sin duda en la capital inglesa hay un montón de aficionados al sueling.