jueves, 3 de enero de 2008

CRISIS ENERGÉTICA. CAMBIO CLIMÁTICO. MEDIDAS EXCELENTES PARA LA SUPERVIVENCIA DEL SER HUMANO.

Tarados, vuestro sistema de mierda se está yendo a pique, y en unos pocos años volveréis a vivir en la edad de piedra. A mí me da igual lo que le pase a vuestra sociedad pésima, pero soy tan benevolente que os doy unas medidas para que la crisis sea más llevadera y no acabe con la mitad de vosotros muriendo víctimas de la hambruna y de la represión de las dictaduras fascistas que dentro de poco os gobernarán a todos vosotros merecidamente por imbéciles.

El fin de la era del petróleo barato ya ha comenzado, y eso significa vuestra extinción. Muchos de los que leen esto se creen que cuando se vaya acabando el petróleo no pasará nada porque el petróleo simplemente sirve para mover los coches y entonces nos las apañeremos con coches eléctricos. Eso es una apreciación de lo más necia y demuestra vuestra inmensa estupidez. El petróleo es todo hoy en día. Y eso incluye, plantar comida, fertilizarla, transformarla, empaquetarla, transportarla y cocinarla.

Existe la alternativa de los biocombustibles, pero eso os anuncio ya que es un gran fraude. Cuanto más biocombustibles haya, menos comida, porque biocombustibles significa básicamente comida convertida en carburantes. Cuando el sistema se empiece a ir a pique, las élites se harán con el control de las pocas fuentes de energía que queden y las utilizarán para mantener sus privilegios y su estilo de vida absurdo y vosotros moriréis literalmente de hambre. No habrá cambio climático porque la economía se colapsará y la industria dejará de existir, excepto productos para la élite mundial.

Para evitar eso, os propongo dos tipos de medidas. Todas son obligatorias, de lo contrario la mayoría de vosotros pereceréis en menos de un lustro. El primer grupo es el de medidas gubernamentales. Tenéis que presionar a vuestros gobiernos para que las ponga en práctica, y si se niega, hacéis una revolución, los degolláis y las ponéis en práctica vosotros mismos. El segundo grupo son medidas individuales.

-Impuesto por circular en coche por el centro de la ciudad: eso sólo lo han hecho los escandinavos, alguna que otra ciudad europea, y sorprendentemente Londres, con su peculiar alcalde Ken Livingston, alias "Red" Livingston.

-Renunciar a las bolsas de plástico, volviendo al carro de la compra y a las cestas.

-Huertos urbanos en los tejados de las casas obligatorios por ley, a la manera cubana, en vez de tener a las marujas de las asociaciones de vecinos todo el día conspirando para pintar la escalera o adornar la fachada, obligándote a gastarte una pasta en chorradas.

--Renunciar al menos a la mitad de la iluminación urbana nocturna.

-Prohibir toda bombilla que no sea de bajo consumo, como sólo han hecho por ahora Venezuela, Australia y Cuba.

-Prohibir los biocombustibles derivados directamente de productos alimenticios, permitiendo sólo aquellos que se generen a partir de partes desechables, como por ejemplo las cáscaras de las naranjas utilizadas para hacer zumo.

-Limitar los horarios para que no haya discotecas ni pubs más allá de medianoche para que la gente viva, trabaje y se divierta con luz natural.

-A medio plazo: transporte dentro de las ciudades sólo andando, en autobús, metro, bicicleta, monopatín, burro, a gatas o a caballo.

-A largo plazo: prohibir las marcas y utilizar una sola marca comunista con tres estándares: el hacendado cutre y barato, el normal y el de gran calidad.


Eso en cuanto a las medidas a poner en práctica por parte de los gobiernos. A continuación, una serie de medidas individuales que nos ayudarían a eliminar detener el problema o por lo menos a minimizarlo. Medidas para ahorrar energía.


-Un sólo producto de limpieza: no necesitamos champú, lavavajillas, gel, detergente, etc. Todos esos productos en realidad son el mismo producto pero con distinto aroma artificial, y textura y con diferente campaña de márketing. Cualquier cosa que haga un montón de espuma nos sirve para lavar los platos, la ropa, el cuerpo, la cabeza y lo que sea. Tampoco necesitamos fregadero, ducha, lavadora, etc. pues si tenemos una bañera -o un río-, podemos lavar en ella todo a la vez, los platos, la ropa y también nuestro propio cuerpo.

-Limpiar la bañera o la ducha: es el acto más absurdo del capitalismo moderno. Lavar una cosa en la que estamos continuamente vertiendo agua y jabón, y que por lo tanto siempre está limpia aunque no la lavemos.

-Tirar de la cadena 40 veces al día es un gran gasto, sería mejor hacerlo sólo los domingos, el resto de los días podemos limpiar el retrete mientras lo usamos, utilizando para ello económicos chorros de orina a presión, lo cual, además, hace más divertido el trámite de ir al lavabo.

-Planchar la ropa: es la mayor estupidez del mundo, con que la ropa esté limpia da igual que esté planchada o no; no nos importa vivir en ciudades sucísimas y supercontaminadas, con excrementos de perro y de paloma por doquier y edificios que agreden visualmente a los ciudadanos, pero eso sí, la ropa tiene que estar siempre planchadita.

-Lavar la ropa interior: no hace falta, cuando está sucia se le da la vuelta.

-Casi todos los productos alimenticios que venden en el supermercado vienen empaquetados y embalados en cajas en las que podemos perfectamente servir la comida que traen dentro después de ser cocinada, evitando así los inútiles platos, que exigen ser limpiados una y otra vez, lo cual conlleva un enorme gasto energético.

-Pasar la escoba y luego la fregona es antieconómico, utilizando la fregona-escoba ahorramos tiempo, mientras pasamos la fregona húmeda el polvo y la suciedad se adhieren a la fregona y no hace falta barrer, luego sacudimos la fregona por la ventana y la suciedad vuelve a la calle, lugar que le es propio.

-Si uno vive en una planta baja, es absurdo sacar la basura en bolsas. Es más cómodo y ecológico barrer directamente a la calle, luego ya la propia naturaleza se ocupa de esparcirlo todo e incluso concede una función a cada porción de la materia orgánica y/o inorgánica. Si vivimos en un piso alto, también se puede hacer, barremos directamente al rellano y luego la portera, o quien limpie la escalera, que empiece a limpiar desde los pisos superiores hacia abajo hasta llegar a la planta baja y luego a la calle.

-No hace falta esclavizar a los niños del tercer mundo para tener el armario lleno de ropa de marca, hay que echarle imaginación y utilizar inventos como el suéter-bufanda, el jersey-calcetines o la gabardina-manta.

-Salir por la noche es antinatural, malo para la salud y un gasto energético enorme; además, no hay menú del día ni transporte público, no te da el sol, ahce más frío, no sabes con quién te estás acostando, los comercios están cerrados, el precio de la chela es más del triple, no se ven niños, el populacho alcoholizado es aún más subnormal que de costumbre.

-Tomar un limón como novia es recomendable: te enseñan a ser feliz casi sin gastar dinero ni consumir energía haciendo cosas como pasear, ir a museos, masajes, cocinar juntos, etc. al contrario que las barbies occidentales que hay que llevarlas en coche o taxi a todas partes, se compran perfumes y otros productos químicos que contaminan, son caras e inútiles y gastan energía que empieza a escasear, y también son egoístas y frívolas.

-Reciclar, ahorrar agua. Todo eso está bien.

2 comentarios:

rez dijo...

En Guangzhou, China, han empezado por eliminar todas las luces de los rascatas por la noche. Ningún edificio que no esté en horario laboral se apaga.

Tambien han quitado las motos, pero creo que era por que la peña no paraba de pegar tirones a las abuelas.

Creo que una medida sería quitarnos medio pulmón, de esa forma nos intoxicaremos sólo la mitad y además consumiremos la mitad de oxígeno.

Feliz año. Vival el mal.

Humor Azul dijo...

Me voy a copiar este articulo para el blog de kontratots, salvo lo del shampoo que si utilizamos jabon de suelo para lavarnos la cabeza puede producir que se estupidice aun mas la gente.
Bueno muy bueno, Zapatero tome nota.