domingo, 26 de diciembre de 2010

BALANCE DE 2010 Y FELICITACIÓN 2011

Se termina el año 2010, sin duda un año de mierda, así que el Chino Muerto os quiere desear a todos que tengáis un 2011 incluso peor. A nivel colectivo, 2010 ha sido el año (como siempre) en que las desastrosas consecuencias del capitalismo global y de vuestra propia estupidez han seguido salpicándonos hasta dejarnos al borde de una verdadera catástrofe. Para 2011, esperamos en España un panorama aún más nefasto: más pobres, más diferencia entre ricos y pobres, condiciones de vida más precarias para la mayoría, menos impuestos para las grandes empresas, peor acceso a la vivienda, mayor inflación, más hostilidad, menos democracia, peores modales, más manipulación mediática, más telebasura, peor educación y sanidad, más consumismo, más contaminación, más cambio climático, menos cultura, más presos políticos en las cárceles de España, más especulación urbanística, más gente torturada por la guardia civil, más racismo.


A nivel individual, 2011 también será una mierda de año para todos vosotros. Debido a vuestro desmedido consumismo, más niños se verán obligados a trabajar en las fábricas del sudeste asiático, a la par que las grandes empresas dominarán aún más la política y la economía de vuestros países. Debido a vuestra pereza y a vuestra incapacidad para caminar durante más de diez minutos al día, consumiréis más gasolina, contaminaréis más, el cambio climático se acelerará, los biocombustibles harán que los precios de los alimentos suban todavía más. Para mantener vuestro estilo de vida basado en el despilfarro de energía, habrá que intimidar e insultar a otros gobiernos democráticos, tachándoles de dictaduras populistas, y puede que, con o sin autorización de la ONU, acabemos invadiendo algún país para asesinar a gente que no nos ha hecho ni nos haría nunca nada.




La mayoría de vosotros leyó menos en 2010 que en 2009; el año que viene leeréis aún menos todavía, iréis menos veces a museos, a la playa, a practicar algún deporte, o a pasear por el barrio antiguo de vuestra ciudad: vuestra salud física se resentirá, igual que vuestra salud mental; gozaréis de menos tiempo para meditar y para tener puntos de vista personales sobre las cosas, y pasaréis más horas tumbados en el sofá viendo estúpidos programas de telebasura; en breve careceréis totalmente de opiniones propias y os limitaréis a repetir los lemas contra Irán y contra Hugo Chávez con los que os bombardearán los telediarios.


Para la mayoría de los que vivís en España, vuestra calidad de vida seguirá disminuyendo este año próximo si el PSOE sigue en el poder; si hay un cambio de gobierno y pasa a mandar el PP, vuestra calidad de vida también disminuirá, pero muchísimo más deprisa.



A nivel personal, la mayoría seguiréis con una vida emocional errática y superficial: os emborracharéis más, y con alcohol de menos calidad, comeréis peor, esnifaréis cocaína más a menudo, pasaréis más días estresados o deprimidos; disfrutaréis de menos tiempo libre, y el poco que tengáis lo aprovecharéis peor; os seguiréis acostando de vez en cuando con desconocidos; la mayoría de los que tengáis pareja será en relaciones sin ninguna pasión, simplemente porque estáis acostumbrados a esa persona; seguiréis siendo incapaces de amar, ni al prójimo ni mucho menos a vosotros mismos.



Tal es un resumen de lo que os espera a la mayoría de vosotros en el año 2010; si os parece un panorama poco halagüeño, os queda el consuelo de que 2011 será muchísimo peor. En cuanto a mí, cada vez más me alegro de no ser como vosotros. Todo lo demás, será fuente de orgullo: tal es mi mensaje de año nuevo a los españoles, mensaje mucho más importante que el mensaje de navidad del Rey.


Pincha aquí para acceder a la felicitación del año pasado.



Publicado por Elvar en 10:16

1 comentarios:

El profeta Azul dijo...

oiga, porque no adelanta la felicitacion para el 2011 tambien, no creo que tenga que cambiarla tampoco...



3 de enero de 2010 02:40

Publicar un comentario en la entrada



Enlaces a esta entrada

Crear un enlace



Entrada más reciente Entradas antiguas Página principal

Suscribirse a: Enviar comentarios (Atom)







RED DE BLOG EXCELENTES

Humor azul, humor absurdo y excelente para humanos ilógicos e idiotas.

Kontra tots els esers humans. Kontra els principis morals i etics estupids. Kontra tots. Kontra tot. Kontra tu.

El pordiosero. La persona más asquerosa del mundo. El peor blog de la historia. Provoca cáncer.

Guía de viajes excelente. Para suelistas, viudas, parados, pordioseros, prostitutas y jubilados. La manera más divertida y económica de viajar.

AVENTURAS DE UN JAPONÉS EN MÉJICO

Pachinko, sake y sexo con viejas

DEMAGOGIA RASTRERA EN CONTRA DE ESTE BLOG

El chino vivo

RICARDO CAUSARÁS CASAÑA

Escultor. Pintor. Pionero aeronáutico, inventor y constructor del primer avión de España, el "Aeroplano-Monoplano Causarás".

SEGUIDORES



INICIATIVAS REVOLUCIONARIAS

EL OBAMÓMETRO

BOICOT A ESPAÑA

EL MEJOR BAR DE LA HISTORIA

INTERCAMBIO DE MONUMENTOS

EL SEXO COMO DERECHO UNIVERSAL

TRABAJAR SENTADO, DERECHO HUMANO

EL EXPERIMENTO DE LOS PORDIOSEROS TRAJEADOS

PRATS, PIQUERAS Y MILÁ AL TRIBUNAL DE LA HAYA

SUBASTA DE VOTOS PARA LAS PRÓXIMAS ELECCIONES GENERALES

INICIATIVAS DEL PARTIDO JAPONESISTA DE DERECHAS

SOLUCIÓN DEL PARO EN ESPAÑA

SOLUCIÓN DEL CONFLICTO VASCO

SOLUCIÓN AL HAMBRE EN EL MUNDO

SOLUCIÓN AL PROBREMA LABORAL EN ESPAÑA

SOLUCIÓN AL PROBLEMA DE LOS DERECHOS DE AUTOR: COBRAR UN CANON A LA SGAE

OFERTAS EXCLUSIVAS PARA NUESTROS LECTORES

COMPRA AQUÍ TU TÍTULO DE LO QUE SEA

GANA UN BILLÓN DE EUROS CON EL CHINO MUERTO

PISOS EN ALQUILER POR SÓLO 1€ AL MES

TE DAMOS 3000€ AL MES POR NO HACER NADA

INICIATIVAS DE LA RED DE BLOGS EXCELENTES

LIBRO AZUL OBLIGATORIO

CAMPAÑA POR UNA CHELA (CERVEZA) CON ZAPATERO

PATRIMONIO DE LA INHUMANIDAD (WORST HERITAGE SITE)

GRANDES ACONTECIMIENTOS

I CERTAMEN INTERNACIONAL DE SUELING DE LA COMUNITAT VALENCIANA

REINVINDICACIONES ABSURDAS

EL EXPERIMENTO DE LA CASA DE ALQUILER Y LOS 300 PORDIOSEROS

POESÍA POLÍTICA

SONETO A BUSH

SONETO A AZNAR

SONETO A ZAPLANA

SUELING PRODUCTIONS

VOTE A RAJOY (LA PELÍCULA)

LA PLAZA DE LOS DESOCUPADOS

LA MÁKINA DEL TIEMPO

LA TRILOGÍA DEL COMITÉ

LA SILLA

DENTRO DEL HIJOPUTA

EL PARALÍTICO INVISIBLE

LA CRISIS SE ACERCA

EL AÑO 2007

CRISIS ENERGÉTICA

LOS PRECIOS SIGUEN BAJANDO

SITUACIÓN GEOPOLÍTICA MUNDIAL

EUROPA

LATINOAMÉRICA

NORTEAMÉRICA

PERSONAJES HISTÓRICOS

EL PROFETA AZUL

GORBACHOVSON

R. UNIÓN

ARTÍCULOS ESPECIALMENTE DELIRANTES

CONOCIENDO A TIL Y A SU

LA BARBACOA EN EL SALÓN

PORDIOSEROS CHAVISTAS

DEPORTES URBANOS

SUELING

ROLLING

INSULTING

EL PEOR LÍDER DE LA OPOSICIÓN DE LA HISTORIA

VOTA A RAJOY

VOTA A RAJOY (LA PELÍCULA)

POBRES, Y ENCIMA DE DERECHAS

TIPOS ASQUEROSAMENTE VAGOS

EL PARADO

EL PORDIOSERO

EL SEÑOR PANCETA

RECORTABLES PARA QUEMAR

ZAPATERO

PUIGCORBÉ

PORDIOSERO UNIÓN

IMPERIALISMO EGIPCIO Y SIONISMO

BOICOT A EGIPTO

NO MOS FAREU EGIPCIS!!!

PARAMILITARES VALENCIANOS

CREACIÓN DE UN ESTADO ROMANO ILEGAL EN LA COMUNITAT VALENCIANA

BARRIOS DE VALENCIA

CONVENTO DE JERUSALEN

AVDA. DE LAS CORTES VALENCIANAS

BARRIO DEL CARMEN

PATRAIX

LA CIUDAD MÁS FEA DEL MUNDO

MÚSICA JAPONESA

EL METRO DE OSAKA

LA MECA DEL SUELING

CHATARRA CAPITALISTA

LA COMUNITAT VALENCIANA

EL FINAL DE LA COMUNITAT

POR QUÉ EL PP ARRASA EN LA COMUNITAT

RASCATAS PIRAMIDALES ABSURDOS

LITERATURA DE VIAJES

ALICANTE

EL PIRINEO NAVARRO

MOLINA DE ARAGÓN

BÉRGAMO

TUDELA

RECETAS DE COCINA

LA MEJOR PIZZA DEL MUNDO

ENSALADA CRETO-MICÉNICA

TORTILLA DE HUEVO FRITO

POLLO AL ESTILO KIKUKAWA

PIZZA NEGRA

CURIOSIDADES BRITÁNICAS

EL BEERCLOCK

EL METRO DE LONDRES

SANDWICHES BRITÁNICOS

EL PEOR PAÍS DEL MUNDO

THE BEERCLOK (LA NOVELA)

ARQUITECTURA BRITÁNICA HOSTIL

EL LUGAR MÁS ABYECTO DE EUROPA

URBANISMO ANTISOCIAL BRITÁNICO

POEMAS BRITÁNICOS DE ELVAR ATA

A JOURNEY TO THE END OF THE WORLD

EXTREMISTAS PROBRITÁNICOS AL ASALTO DEL PODER MUNDIAL

ENLACES DE BUENA CALIDAD

El COMITÉ

LLANEZAS

CHALADOS

EL LADO OSCURO

DELACREW BLOG

CONCURSO ANTIZP

GRAMOLA MYBLOG

TESTIGO ACCIDENTAL

EL PEOR FORO DE LA HISTORIA

PROBLEMAS EN LA CABELLERA

PARTIDO COMUNISTA DEL JAPÓN

EN DEFENSA DE LA FAMILIA ESPAÑOLA

WEB EN CONTRA DE LA CIUDAD DE PRAGA

CUESTIÓNATELO TODO, HOMBRE, EMPIEZA POR DEJAR DE LEER EL PAÍS, EL MUNDO Y TODA ESA BASURA

BLOG CON FOTOS QUE EXPRESAN EL LADO HERMOSO (ESTÉTICAMENTE HABLANDO) DE ALGUNAS LOCALIDADES ESPAÑOLAS Y JAPONESAS

ENLACES PERVERSOS

EL PEOR PERIÓDICO DE LA HISTORIA

EL PERIÓDICO LÍDER EN DESINFORMACIÓN

EL SEGUNDO PEOR PERIÓDICO DE LA HISTORIA

NI SIQUIERA ES UN PERIÓDICO

BLOG ANTI DALAI LAMA

CIUDADES HOSTILES

FELICITACIÓN 2010

FELICITACIÓN 2009

FELICITACIÓN 2008

¿Qué opinas de este blog?

¿Cuál de las siguientes actividades es la más placentera del mundo? (Se pueden elegir varias alternativas)

¿Cuál es el peor blog de la historia?

¿Cuál es la mejor película de Sueling Productions?

"LA LIMPIEZA ES PROPIA DE LAS PERSONAS MEDIOCRES. EL GENIO PREVALECE EN EL CAOS"



ESTE BLOG ESTÁ EN CONTRA DE QUE LOS CATÓLICOS TENGAN DERECHO A CASARSE Y A ADOPTAR



ESTE BLOG ESTÁ A FAVOR DE QUE CUBA EFECTÚE UNA TRANSICIÓN A UNA "DEMOCRACIA" COMO LA DEL RESTO DE LOS PAÍSES DE LATINOAMÉRICA, PARA QUE LOS NIÑOS CUBANOS PUEDAN EJERCER SU DERECHO A ANDAR POR LA CALLE DESCALZOS, ESNIFANDO PEGAMENTO O GASOLINA Y PROSTITUYÉNDOSE, Y QUE SE TENGAN QUE BUSCAR LA VIDA ESCARBANDO EN LOS VERTEDEROS DE BASURA DE LAS AFUERAS DE LAS CIUDADES.



TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTE BLOG, EXCEPTO DONDE SE INDICA LO CONTRARIO, SON OBRA DEL GENIAL ESCRITOR, CINEASTA Y ARTISTA ELVAR ATA, QUE PERMITE SU DIFUSIÓN Y REPRODUCCIÓN, TOTAL O PARCIAL, MIENTRAS NO SE HAGA CON ÁNIMO DE LUCRO.







Etiquetas

actividades lúdicas (24)

aeronáutica (1)

Afganistán (2)

alucinaciones (2)

arquitectura (4)

arquitectura hostil (3)

arte clásico (3)

arte griego (1)

arte islámico (1)

arte romano (1)

arte románico (1)

artista genial (1)

artículos periodísticos (2)

Aventuras de un japonés en Méjico (2)

Aznar (2)

balance de 2007 (1)

Barcelona (1)

bares (2)

barrio del Carmen (2)

barrios (1)

beerclock (2)

belleza (1)

Billy Wilder (1)

blogs (6)

boicot a Egipto (2)

boicots (3)

Bolivia (2)

Bush (2)

Bérgamo (1)

calidad (1)

camiseta (1)

campañas racistas (2)

Capadocia (1)

Cartago (1)

Cataluña (1)

certamen (2)

chelas (1)

China (1)

chino muerto (2)

ciencia ficción (2)

cine (12)

citas célebres (2)

ciudades (27)

ciudades hostiles (9)

ciudades que no figuran en ningún mapa (14)

coelcción primavera-verano (1)

coleccionable (3)

comunicados (1)

Comunidad Valenciana (21)

conciertos (2)

concurso del billón de euros (1)

concurso ZP (1)

conflicto vasco (1)

conflicto árabe-israelí (1)

consejos para desperdiciar dinero público (1)

Convento Jerusalen (1)

corrupción (1)

creatividad (1)

crisis energética (4)

Cruz Roja (1)

cuentos japoneses (9)

cultura (40)

curiosidades (6)

curiosidades británicas (9)

curiosidades japonesas (7)

curiosidades valencianas (10)

Dalai Lama (1)

decadencia urbana (8)

deportes (10)

deportes urbanos (7)

diagonales secretas (2)

diccionario (1)

Dimitri Orlov (1)

diálogos socráticos (1)

Dublín (1)

ecología (1)

economía (8)

Ecuador (1)

Egipto (2)

eje del mal (1)

El Cabinista (2)

el mejor partido político de la historia (2)

el mejor presidente de la historia (7)

el peor cortometraje de la historia (1)

el peor ex presidente de la historia (2)

el peor gobierno autonómico de la historia (1)

el peor líder de la oposición de la historia (6)

el peor país del mundo (9)

El Perillas y la Máquina del Tiempo (2)

elecciones (4)

Elvar Ata (28)

especulación (2)

Estados Unidos (6)

estadísticas (1)

estas cosas en Cuba no pasan (20)

Euskadi (2)

fallas (1)

felicitación 2008 (1)

felicitación 2009 (1)

festejos (1)

Fhürersito (3)

Fidel Castro (1)

fotografía (3)

fotos (3)

Francia (1)

frases absurdas (4)

frases célebres (3)

Fujiko (1)

fútbol (2)

gastronomía (8)

geopolítica mundial (3)

Georgia (1)

Ginés Ortín (1)

gordos (1)

gordos y calvos. (1)

grandes acontecimientos (5)

Grecia (1)

guiones cinematográficos (2)

Góngora (1)

gótico (1)

Hamburgo (1)

Herodoto (1)

historia (1)

historia del arte (7)

Hugo Chávez (6)

humor azul (2)

Híspalis (1)

Inglaterra (12)

iniciativas absurdas (20)

insulting (3)

Irlanda (1)

Irán (1)

Israel (1)

Italia (3)

J.A. Pastor (1)

Japón (21)

Javier Raya (1)

Kabul (1)

Kikukawa (3)

La Comunitat (5)

La Trilogía del Comité (1)

Lasprovincias (2)

Latinoamérica (3)

lecciones (7)

Leopoldo María Panero (1)

Liria (1)

literatura (42)

literatura de viajes (2)

London (1)

Londres (5)

los 100 mejores monumentos (1)

Lou Reed (1)

Madrid (2)

mails absurdos (2)

manifestaciones (3)

manipulación mediática (15)

Marsella (1)

meravelles (1)

Michael Gorbachovson (1)

moda (1)

Molina de Aragón (1)

monumentos (7)

mudéjar (1)

Míchel (1)

música (5)

música genial (1)

Navarra (3)

negros y calvos (2)

noticias (10)

noticias absurdas (9)

novelas (12)

nueva guerra fria (3)

Obama (1)

Obamómetro (1)

obra de arte (1)

obra maestra (1)

Osaka (7)

Oska (1)

Pachinko (1)

Pamplona (2)

Pantera Rosa (1)

papeos (7)

Partido Japonesista de Derechas (4)

partidos políticos (5)

Patraix (1)

Patrimonio de la Inhumanidad (12)

países cobardes (1)

películas (6)

personajes (4)

personajes curiosos (8)

personajes detestables (8)

Peter Murphy (1)

pizza negra (1)

poemas (14)

poesía (22)

politica japonesa (1)

politica valenciana (1)

política (68)

política internacional (47)

política nacional (41)

política valenciana (11)

política-ficción (4)

Pordiosero Unión (2)

pordioseros (7)

predicción elecciones (2)

premios (1)

prerrománico (1)

presidentes del gobierno (1)

profeta azul (9)

proyectos (14)

publicidad (1)

Puigcorbé (1)

racismo (2)

Rafa Unión (1)

Rajoy (5)

rankings (3)

recetas (5)

recortables (3)

red de blogs excelentes (3)

Reino Unido (13)

reivindicaciones (12)

relatos (15)

Renfe (1)

revolución (15)

Rita Barberá (1)

rolling (4)

Rotterdam (2)

Rusia (2)

sake (1)

sandwiches (1)

Sanfermines (1)

Sevilla (1)

sexo (2)

sexo con viejas (1)

señor Panceta (1)

Sigue Sigue Sputnik (1)

Ska Para (1)

sociedad (1)

sonetos (6)

subastas (2)

sueling (8)

Sueling Productions (3)

Terillas (1)

The Clash (1)

Til y Su (1)

Tokyo Ska Paradise Orchestra (1)

Toledo (1)

tonto (5)

tradiciones (2)

tradiciones británicas (5)

trenes (1)

Tudela (1)

Tunicia (1)

turismo (7)

Turquía (1)

Tíbet (1)

Túnez (1)

urbanismo (7)

Valencia (17)

vampiros (1)

vender mierda (1)

Venezuela (3)

verdad (1)

viajes (39)

viejas (1)

Vlisingen (1)

watering (1)

Worst Heritage Site (12)

Zapatero (2)

Zaplana (3)

ZP (2)

églogas (1)



Contador Gratis

Datos personales



Osaka, Comunitat Valenciana, British Indian Ocean Territory

Ver todo mi perfil

Archivo del blog

► 2010 (22)

► noviembre (1)

► nov 02 (1)

CUENTOS JAPONESES: 3050, RESCATE DE MÍ MISMO EN TO...

► julio (1)

► jul 22 (1)

LA ECONOMÍA COMPETITIVA

► junio (2)

► jun 10 (1)

CUENTOS JAPONESES: LA LIBERALIZACIÓN DE LAS STRONG...

► jun 03 (1)

CIUDADES QUE NO FIGURAN EN NINGÚN MAPA: VALENCIA

► mayo (3)

► may 28 (1)

ROLLING DE GRAN CALIDAD

► may 21 (1)

CUENTOS JAPONESES: EL MARIDO PERFECTO

► may 12 (1)

CUENTOS JAPONESES: EL TERCER HOMBRE (PLAGIO DE LA ...

► abril (1)

► abr 28 (1)

LA PANTERA ROSA EN BILBAO

► marzo (3)

► mar 23 (1)

EL DESIERTO ZEN

► mar 19 (1)

CUENTOS JAPONESES. LAS AVENTURAS DEL PROFETA AZUL ...

► mar 08 (1)

PATRIMONIO DE LA INHUMANIDAD: ANTICHAVISMO DE LOS ...

► febrero (5)

► feb 18 (1)

EL MEJOR GORDO DE LA HISTORIA O GORDOS QUE CAMBIAR...

► feb 14 (1)

LA COMUNITAT, LA PEOR NOVELA DE LA HISTORIA, POR P...

► feb 13 (1)

SONETO A OSAKA

► feb 08 (1)

UN ESTADO FALLIDO

► feb 07 (1)

LA COMUNITAT, LA PEOR NOVELA DE LA HISTORIA, POR P...

► enero (6)

► ene 31 (1)

LA COMUNITAT, LA PEOR NOVELA DE LA HISTORIA, POR P...

► ene 26 (1)

CUENTOS JAPONESES. HATSUMODE.

► ene 24 (1)

LA COMUNITAT, LA PEOR NOVELA DE LA HISTORIA, POR P...

► ene 18 (1)

LA COMUNITAT, LA PEOR NOVELA DE LA HISTORIA, POR P...

► ene 10 (1)

LA COMUNITAT, LA PEOR NOVELA DE LA HISTORIA, POR P...

► ene 03 (1)

LA COMUNITAT, LA PEOR NOVELA DE LA HISTORIA, POR P...

▼ 2009 (39)

▼ diciembre (5)

▼ dic 31 (1)

BALANCE DE 2009 Y FELICITACIÓN 2010

► dic 27 (1)

LA COMUNITAT, LA PEOR NOVELA DE LA HISTORIA, POR P...

► dic 21 (1)

LA COMUNITAT, LA PEOR NOVELA DE LA HISTORIA, POR P...

► dic 14 (1)

LA COMUNITAT, LA PEOR NOVELA DE LA HISTORIA, POR P...

► dic 06 (1)

CUENTOS JAPONESES. LA EXPERIENCIA JAPONESA DE JAME...

► agosto (1)

► ago 24 (1)

SUSPENSIÓN TEMPORAL DEL BLOG

► julio (2)

► jul 13 (1)

SIGUE SIGUE LORCA

► jul 06 (1)

NUEVO DERECHO HUMANO: TRABAJAR SENTADO

► junio (8)

► jun 25 (1)

CIUDADES QUE NO FIGURAN EN NINGÚN MAPA: LONDRES

► jun 12 (2)

CUENTOS JAPONESES: EL CUENTO DE LOS 12.000 YENES

POR FIN LA SOLUCIÓN AL PROBLEMA VASCO

► jun 11 (1)

POEMAS EUROPEOS Y POEMAS VALENCIANOS (ELVAR ATA)

► jun 05 (2)

ECUADOR, VENEZUELA Y BOLIVIA

SEXO CON VIEJAS, SAKE, PACHINKO

► jun 03 (1)

NUEVAS INICIATIVAS REVOLUCIONARIAS DEL PARTIDO JAP...

► jun 02 (1)

LECCIONES ELEMENTALES DE HISTORIA DEL ARTE PARA TU...

► mayo (7)

► may 30 (1)

CAMPAÑA DE MENTIRAS PARA LAS EUROPEAS

► may 23 (1)

MÚSICA JAPONESA MODERNA. INNECESARIA PARRAFADA Y C...

► may 18 (1)

!ILEGALIZACIÓN DEL PP YA!

► may 17 (1)

CUENTOS JAPONESES: EL CUENTO DE LOS KANJIS

► may 15 (1)

ZEITGEIST Y ZEITGEIST: ADDENDUM

► may 08 (1)

CHATARRA CAPITALISTA

► may 02 (1)

EL CHINO MUERTO, GALARDONADO CON EL PRESTIGIOSO PR...

► abril (7)

► abr 28 (1)

MÚSICA EXCELENTE: ELVAR ATA

► abr 26 (1)

AL CONTRARIO

► abr 20 (1)

TÍTULOS DE MIERDA

► abr 14 (1)

CREACIÓN DE UN ESTADO ROMANO EN LA COMUNITAT VALEN...

► abr 10 (1)

(PUBLICIDAD)

► abr 03 (1)

► abr 02 (1)

► marzo (2)

► mar 09 (1)

► mar 02 (1)

► febrero (5)

► feb 23 (2)

► feb 18 (1)

► feb 09 (1)

► feb 05 (1)

► enero (2)

► ene 13 (2)

► 2008 (105)

► diciembre (2)

► dic 24 (1)

► dic 22 (1)

► noviembre (1)

► nov 12 (1)

► octubre (1)

► oct 03 (1)

► septiembre (10)

► sep 27 (1)

► sep 25 (1)

► sep 22 (1)

► sep 21 (1)

► sep 17 (1)

► sep 13 (1)

► sep 10 (2)

► sep 07 (1)

► sep 04 (1)

► agosto (11)

► ago 30 (1)

► ago 29 (1)

► ago 27 (1)

► ago 26 (1)

► ago 24 (1)

► ago 19 (1)

► ago 18 (1)

► ago 12 (1)

► ago 11 (2)

► ago 08 (1)

► julio (8)

► jul 29 (1)

► jul 28 (2)

► jul 25 (1)

► jul 24 (1)

► jul 20 (2)

► jul 18 (1)

► junio (12)

► jun 23 (1)

► jun 22 (1)

► jun 18 (1)

► jun 16 (1)

► jun 14 (1)

► jun 13 (1)

► jun 10 (1)

► jun 08 (1)

► jun 03 (3)

► jun 02 (1)

► mayo (15)

► may 29 (1)

► may 24 (2)

► may 22 (1)

► may 20 (1)

► may 18 (2)

► may 15 (1)

► may 14 (1)

► may 12 (1)

► may 10 (1)

► may 08 (1)

► may 03 (1)

► may 02 (1)

► may 01 (1)

► abril (14)

► abr 29 (1)

► abr 27 (1)

► abr 23 (1)

► abr 21 (1)

► abr 20 (2)

► abr 19 (2)

► abr 16 (1)

► abr 14 (1)

► abr 12 (1)

► abr 10 (1)

► abr 02 (1)

► abr 01 (1)

► marzo (5)

► mar 30 (1)

► mar 22 (2)

► mar 20 (1)

► mar 18 (1)

► febrero (10)

► feb 28 (1)

► feb 25 (1)

► feb 23 (1)

► feb 18 (1)

► feb 17 (1)

► feb 16 (1)

► feb 14 (1)

► feb 09 (1)

► feb 08 (1)

► feb 05 (1)

► enero (16)

► ene 31 (1)

► ene 30 (1)

► ene 29 (1)

► ene 28 (1)

► ene 27 (1)

► ene 23 (1)

► ene 21 (1)

► ene 19 (1)

► ene 17 (2)

► ene 12 (1)

► ene 11 (1)

► ene 09 (1)

► ene 07 (1)

► ene 06 (1)

► ene 03 (1)

► 2007 (108)

► diciembre (17)

► dic 31 (1)

► dic 29 (1)

► dic 26 (1)

► dic 24 (1)

► dic 22 (2)

► dic 21 (1)

► dic 20 (1)

► dic 13 (1)

► dic 12 (1)

► dic 11 (1)

► dic 09 (1)

► dic 07 (2)

► dic 03 (1)

► dic 01 (2)

► noviembre (17)

► nov 30 (1)

► nov 29 (1)

► nov 23 (1)

► nov 20 (2)

► nov 18 (1)

► nov 15 (1)

► nov 14 (1)

► nov 11 (2)

► nov 10 (1)

► nov 06 (1)

► nov 05 (1)

► nov 04 (1)

► nov 03 (1)

► nov 02 (1)

► nov 01 (1)

► octubre (17)

► oct 30 (1)

► oct 23 (1)

► oct 21 (1)

► oct 20 (2)

► oct 16 (1)

► oct 15 (1)

► oct 14 (1)

► oct 13 (1)

► oct 09 (1)

► oct 08 (1)

► oct 07 (1)

► oct 06 (1)

► oct 05 (2)

► oct 04 (1)

► oct 01 (1)

► septiembre (17)

► sep 29 (1)

► sep 27 (1)

► sep 22 (1)

► sep 20 (1)

► sep 19 (1)

► sep 17 (1)

► sep 16 (1)

► sep 12 (1)

► sep 11 (1)

► sep 10 (1)

► sep 09 (1)

► sep 08 (1)

► sep 05 (1)

► sep 04 (1)

► sep 03 (1)

► sep 02 (1)

► sep 01 (1)

► agosto (18)

► ago 31 (1)

► ago 28 (1)

► ago 26 (1)

► ago 25 (1)

► ago 24 (1)

► ago 16 (2)

► ago 14 (1)

► ago 13 (1)

► ago 12 (1)

► ago 09 (1)

► ago 07 (2)

► ago 06 (1)

► ago 05 (1)

► ago 04 (2)

► ago 01 (1)

► julio (13)

► jul 30 (2)

► jul 29 (1)

► jul 27 (1)

► jul 24 (1)

► jul 22 (5)

► jul 20 (1)

► jul 19 (2)

► junio (9)

► jun 29 (1)

► jun 27 (1)

► jun 25 (1)

► jun 21 (5)

► jun 20 (1)

De los grandes acontecimientos que el Chino Muerto va a patrocinar en un futuro no muy lejano, ¿Cuál de todos te parece que es el más interesante?





Visitors to this page also liked:

• EL CHINO MUERTO







Popular Pages Today

1. EL CHINO MUERTO 19.03%

2. EL CHINO MUERTO: 16-ago-2007 15.30%

3. EL CHINO MUERTO: LECCIONES ELEMENTALES DE HISTORIA DEL ARTE PARA TURISTAS INCULTOS Y PARA ESTUDIANTES ASIÁTICAS (TERCER CAPÍTULO: ARTE ISLÁMICO ESPAÑOL) 13.99%

4. EL CHINO MUERTO: 14-jun-2008 12.22%

5. EL CHINO MUERTO: LOS MEJORES COMENTARIOS ABSURDOS DE MIGUEL GONZÁLEZ "MÍCHEL" 11.85%

6. EL CHINO MUERTO: 20-jul-2007 8.02%

7. EL CHINO MUERTO: 10-sep-2008 5.97%

8. EL CHINO MUERTO: LOS 100 MEJORES MONUMENTOS ANTIGUOS DE ESPAÑA 5.41%

9. EL CHINO MUERTO: CUENTOS JAPONESES: 3050, RESCATE DE MÍ MISMO EN TOKIO 4.10%

10. EL CHINO MUERTO: RECETAS DE COCINA: LA PIZZA NEGRA 4.10%















Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

martes, 2 de noviembre de 2010

CUENTOS JAPONESES: 3050, RESCATE DE MÍ MISMO EN TOKIO

Año 3050. Gracias al desarrollo de la robótica, de la nanotecnología y de la biotecnología, Tokio se había convertido en la ciudad más grande que el hombre hubiera jamás levantado, con una población de cientos de millones de habitantes y con rascacielos de miles de pisos de altura que se podían ver incluso desde algunas partes de China.



Era una ciudad tan descomunal que a su lado cualquier fantasía de ciencia ficción del tipo Blade Runner o Star Wars hubiera parecido una mera distracción de niños sin imaginación como los nacidos en la década de los setenta y de la de los ochenta del siglo XX. La aplicación de la técnica más moderna para mejorar la vida de los ciudadanos era tal que los edificios cambiaban de forma y orientación en función de las oscilaciones del día, para protegerse de las inclemencias metereológicas, para prevenir catástrofes, para mejorar la exposición a la luz, para aprovechar mejor los recursos naturales, etc.



El plano del metro, que en realidad no era plano sino tridimensional (y de hecho, si pedías un mapa en cualquiera de las estaciones, lo que recibías era una holografía), parecía más bien una especie de panal de colores, con cientos de líneas de trenes voladores ascendiendo y descendiendo en diagonal, a veces a decenas de kilómetros de altura, y con columnas verticales por las que ancensores con forma de bala recorrían en breves segundos la gran distancia que separaba las partes superiores y la tierra.



Pero no todo era moderno en esta urbe. Y por supuesto había tradiciones japonesas que no se habían perdido, cosa demostrada por la omnipresencia de los baños públicos. Pequeñas habitaciones acristaladas que parecían flotar entre los rascacielos y que contaban con bañeras comunales de madera que hacían recordar el ambiente del Japón de épocas inmemoriales. Eso sí, unos nanorobots te desnudaban antes de entrar y desinfectaban tu cuerpo sin que notaras nada más que la ligera sensación de frescor que se produce cuando uno se aplica en el cuello un desodorante o un perfume.



Además, para evitar la vergüenza de exponer la propia desnudez delante de extraños, a menudo por la noche, en el interior de esos recintos las partes nobles aparecían automáticamente censuradas como en las películas X japonesas. Y finalmente, unas barreras invisibles que rodeaban a las personas impedían que se produjeran asaltos sexuales, agresiones o rozamientos indeseados.



Yo tenía la suerte de vivir en esta urbe maravillosa en calidad de profesor particular de castellano, y después de cientos de años de experiencia me había convertido en uno de los más famosos de la ciudad. Y había trabajo de sobra, pues el español estaba de moda gracias al auge de Latinoamérica con sus gobiernos nacionalistas de izquierda y a que Estados Unidos se había convertido en República Bolivariana. De hecho, después del chino, la de Cervantes era la segunda lengua más hablada del mundo, y había desplazado al inglés como lengua franca de comercio internacional y como la lengua más estudiada.



Muchos japoneses, de todas maneras, quizás por puro romanticismo, seguían prefiriendo tener un profesor español que hispanoamericano, aunque España hubiera desapareciendo ya definativamente como país. Pues ya hacía años desde que la Monarquía Bananera se había roto por culpa de la bi-dinastía de los Cleptócratas y de la estupidez de los españoles en general, quedando la zona norte en poder del FMI y de Alemania y el sur siendo ocupado por hordas de islamistas radicales salvajes. El Levante, a su vez, había sido vendido a precio de saldo a una productora taiwanesa de películas de Serie B, que lo utilizaba para rodar sus films de terror de bajo presupuesto en los parques temáticos abandonados de la Comunidad Valenciana.



El caso es que en esa época, uno de los cocineros más reputados de Tokio acababa de anunciar en sus círculos íntimos que había conseguido la receta definitiva, el plato insuperable, el guiso más sublime de la historia. Al parecer, después de años de investigaciones, había conseguido realzar hasta el paroxismo el ya de por sí sublime cochinillo tradicional español asado en horno de leña añadiéndole una salsa dulce que contenía higos frescos de la región, vino tinto francés y vinagre de Módena.



Los afortunados que lo habían probado hablaban auténticas maravillas de este nuevo manjar, que sólo con un bocado te hacía sentir un cosquilleo en el estómago como el que se siente cuando uno está enamorado. La combinación de la espesa y dulce salsa de higos con la jugosa y salada carne de cerdo de pocos meses alimentado sólo de leche de su madre producía un placer único superior a cualquier comida que hubiera existido anteriormente.



Para probar este cochinillo no había que ser especialmente rico, “sólo” tener la suerte de estar en el momento justo en el lugar adecuado. Pues no había un lugar fijo en el que se comercializara, sino que su inventor aparecía por la noche sin avisar, una vez a la semana, en un lugar diferente de Tokio, a veces un restaurante de renombre, otra vez un pub de barrio, o en ocasiones en auténticos antros de mala muerte de los suburbios más infames de la ciudad, y convencía a los responsables del establecimiento de que le dejaran preparar el plato en cuestión, que luego era repartido, casi siempre, a precio de costo o gratis, entre todos los comensales.



Se dice que los pocos afortunados que probaban el plato solían volver decenas de noches al mismo lugar para esperar a que el chef llegara de nuevo alguna vez a prepararles el mismo menú. Pero sus esperanzas eran siempre en vano, pues el chef tenía la costumbre de no cocinar nunca dos veces en el mismo sitio.



Yo tuve la suerte de ser invitado en una ocasión a degustar el preciado manjar. Pues uno de mis alumnos de castellano, un reputado hombre de negocios de Osaka, contaba entre sus amigos de la infancia al chef en cuestión. Y junto a dos amigos más, entre los que se encontraba el célebre personaje de ficción conocido como “El Último Samurai”, habían quedado para celebrar una comida privada en la que degustarían el alimento del que todo el mundo hablaba en un chalet de una vieja urbanización llena de pinadas que había en el centro de Tokio. Al parecer, tanto al chef como a mi alumno le hacían ilusión que un español acudiera a la cena y diera su opinión sobre esa innovadora forma de preparar el cochino.



En cuanto a“el Último Samurai”, se trataba de un título de carácter oficial otorgado por el gobierno nacional desde hace bastantes años, que elegía de entre una terna de candidatos al individuo japonés que más reflejara el espíritu de la pélicula de Tom Cruise, película, por otra parte, ya convertida en todo un clásico del cine plano. “El Último Samurai” de ese momento era un futbolista japonés, retirado hacía varios siglos, cuyo mérito era el de haber marcado un gol espectacular en un Mundial de Fútbol.



Todo presagiaba una experiencia sublime, pero esa noche cometí el error más lamentable de mi vida. Resulta que primero estuvimos tomando vinos en el chalet, mi alumno, “el Último Samurai”, sus amigos, el chef,  yo, mientras degustábamos algunas tapas que el chef iba improvisando. Como era una reunión informal, todo transcurría con cierta libertad y espontaneidad, cosa que hizo que la preparación del plato principal se prolongara más de lo previsto. Tal retraso no me hubiera molestado en condiciones normales, pero el caso es que yo tenía una clase privada ese día y tenía que comer rápido y desplazarme en seguida hasta el otro extremo de Tokio.



De todas maneras que, aunque un poco justo, el cochinillo acabó saliendo justo a tiempo, y contaba con casi quince minutos para zampármelo. Así que era cuestión de deglutirlo rápido, disculparme y salir pitando y así llegaría a tiempo para dar la clase sin perderme el manjar. El problema es que el chef, como tantos de los genios de entre los que hay en este mundo, era un tipo tremendamente despistado. Y justo al colocar la fuente con el apetitoso alimento se percató de que se había olvidado los platos en Osaka y tenía que ir a por ellos. Aunque la distancia entre Osaka y Tokyo era de unos pocos segundos desde que se había inaugurado el nuevo tren misil que enlazaba las principales ciudades de Japón casi como por arte de magia, había que considerar que el chef tardaría varios minutos en subir a su casa, reunir los platos y volver a la estación.



No me daba tiempo. ¿Qué podía hacer? Debía renunciar al guiso más espectacular del mundo, que probablemente no volvería a tener la ocasión de probar nunca, o llegar tarde a clase. Ahora que lo tenía humeando casi delante, y después de haber fantaseado tanto tiempo con ese momento, renunciar al cochinillo parecía una tarea harto difícil. Pero fallar a mi alumno también me resultaba doloroso. Desde hacía años me había generado una gran reputación como profesor privado, y no sólo era uno de los mejores sino también uno de los más serios y puntuales, no habiendo cancelado una clase en años.



En ese momento de gran duda intelectual, quizás bajo la influencia del vino, tomé precipitadamente una decisión que algunos calificarán cuanto menos de absurda, y que para mí fue sin duda fue la peor de mi vida.



Decidí que tomaría el cochinillo sin esperar a la vuelta del chef. Y, pese a que mi japonés era perfecto después de cientos de años viviendo en Japón, expliqué al Último Samurai, torpemente y de manera casi incomprensible, que no podía esperar, y que debía ingerir inmediatamente el cochinillo, aunque no sé si me entendió o no. Seguidamente, cogí su sombrero y lo forré utilizando un rollo de papel film que el chef había dejado sobre la mesa, mientras ofrecía (al Último Samurai) mis mejores reverencias con sincera humildad. En un principio, el hombre me miró con cierta sorpresa, pero pronto regresó a la animada conversación de borracho que mantenía con mi alumno sin hacerme caso. Yo interpreté su falta de interés como un gesto de aprobación hacia lo que pensaba hacer.



Así que me serví una ración del cochinillo maravilloso en el sombrero del Último Samurai que previamente había recubierto cuidadosamente de papel film para no mancharlo. Y procedí a deglutirlo sin levantar los ojos, por miedo a hallar un gesto de desaprobación en los otros dos comensales.



Cuando llegó el chef, yo ya había dado cuenta de mi parte del festín. Y aunque había comprobado que se trataba de un bocado sublime, lo mejor que había comido hasta entonces con diferencia, lo había consumido de manera tan precipitada que no había experimentado ninguna de las sensaciones casi orgásmicas de las que se suponía que el manjar provocaba a quienes lo probaban. Pero lo que sí me heló hasta el fondo, cuando levanté la vista de la mesa tras haber terminado la cena, provocando en mi corazón un dolor físico como si hubiera sido atravesado por una katana, fue la mueca de asco e incredulidad con la que me estaba miraban las tres personas presentes en esa habitación.



Supe que había incurrido en un terrible deshonor. Si el Samurai no se había inmutado al verme coger su sombrero, era porque estaba en mitad de una animada conversación, porque se encontraba alegremente borracho y también porque pensaría que mi gesto era una simple broma poco inspirada y que no me disponía a provocarle ninguna afrenta. Al fin y al cabo ¿a qué mente enferma se le podía haber ocurrido realizar un acto así, y más en presencia de gente de tan alta condición social? Y más grave todavía ¿Cómo podía haber llegado a considerar por un solo instante la idea de que el Último Samurai me iba a permitir usar su sombrero como plato?



Avergonzado, abandoné el chalet sin poder sino balbucear una excusa estúpida. Entonces, comenzó para mí un periodo de gran decadencia vital.



No me apetecía hacer nada, así que rimero suspendí las clases de aquella semana, luego las de todo el mes y finalmente perdí todo interés por mi propia vida. Estaba triste, cada vez más triste y no veía forma de salir de aquella situación.



Desde entonces, me dediqué exclusivamente a recorrer los antros de la noche tokiota, visitando noche tras noche antros de la peor índole en una espiral de decadencia que me llevó a degradarme hasta el punto de que en una ocasión, extremadamente borracho, llegué a agredir físicamente a mis propios amigos. Fue ese momento cuando me dí cuenta de cuán bajo había caído. Pero aunque decidí que mi vida debía cambiar desde ese entonces, espiritualmente me encontraba desolado y no tenía ni la más ligera idea de cómo hacerlo.



Durante largos atardeceres brumosos paseé por el duro invierno de Tokio. Visité todos sus lugares emblemáticos, como el mar artificial, de varios kilómetros de anchura y profundidad, junto a la orilla del cual está situado el misterioso Palacio Imperial.



Cerca del palacio, en paralelo al mar, existe una avenida que me sobrecogió. Una avenida con farolas elegantísimas y hermosas fuentes y estatuas de estilo barroco cuyo final (el de la avenida) se mezcla y confunde misteriosa y elegantemente con la propia superficie del océano. Por esa avenida circulan constantemente enormes lanchas motoras con ruedas de marca Rolls Royce con carrocería de oro o de plata. Tales lanchas emiten al circular un estruendo sórdido y macabro, un estruendo tan profundamente triste que parece haber sido diseñado para sumir en la más absoluta desesperación a quienes lo escuchan, para que así todo el mundo se aleje, evitando posibles accidentes y demostrando quién es el rey de la carretera.



Me alejé apesalumbrado de allí hacia al famoso templo de los Mil Budas de Oro, que se encuentra a su vez dentro de la puerta homónima que a su vez está dentro del templo que está dentro de la puerta de los Mil Budas de Oro. Se llegaba al lugar por una avenida sin asfaltar que atravesaba una pinada. Aunque la puerta en sí, hecha de madera de cedro japonés, era realmente preciosa, el misterio consistía en un mero truco de espejos que ni remotamente consiguió curar mi alma.



No había otro camino en mi vida que renunciar a ella, y por encima de todo anhelaba olvidar toda mi existencia. Pero el alcohol y las drogas sólo conseguirían el efecto contrario, hacerla más viva, más evidente y luego deformarla, presentándola de una manera aún más brutal. Así que una vez más, sin plan alguno, deambulé.



Caminé durante horas en línea recta, luego durante días, como intentando llegar al final de la urbe monstruosa que no se acaba nunca, como intentando salir de mí mismo. Pero al terminar la ciudad, se entraba inmediatamente en otra ciudad, y luego había otra. Parecía que no había manera de salir de Tokio. Así que seguí y seguí.



Al final llegué a un parque cuya superficie estaba ocupada por los cuerpos de cientos de vagabundos borrachos, enfermos o muertos apilados los unos sobre los otros. Esa imágen me provocó naúseas, y el olor era además extremadamente penetrante y fétido. Pero aún así intenté ayudarles, con tampoca suerte que acabé cayendo yo mismo y pasando a formar parte de la pila de pordioseros. Supe que por fin iba a olvidar pronto, mi destino no era ya otro que el de descomponerme allí.



En ese momento, me acordé del cuento de Borges titulado “El Inmortal”, cuento en el que el protagonista pasaba por una situación similar a aquella en la que me encontraba en ese momento. Eso me hizo pensar a su vez en el Hotel Lete, balneario que proporcionaba el olvido total a sus huéspedes.



Había visto el anuncio en el periódico. Al parecer, años atrás, los japoneses habían desarrollado la tecnología que permitía atrapar elementos de la mitología antigua y transladarlas a la vida real. Así que habían empezado a coger leyendas japonesas tradicionales, e incluso algunas griegas, egipcias, celtas, etc., y habían llenado con ellas no sólo museos, sino también infinidad de parques de atracciones, hoteles y pachinkos a lo largo de todo Japón. Entre esas leyendas y mitos se encontraba el río Leteo, cuyas aguas provocaban el olvido, situado, según la mitología griega, dentro del Hades.



Entonces sí había un lugar que pudiera hacerme olvidar mi propia condición mezquina. El mismo Lete. Así que debía encontrarlo. Con esa idea onseguí juntar las fuerzas necesarias para levantarme y emprender la busqueda del hotel.



Al investigar en internet me enteré de que éste se encontraba muy cerca del chalet donde yo había cometido la gran tontería. Sólo había que seguir la mal asfaltada calle en la que el chalé se encontraba hasta que tal calle se terminaba y se convertía en un mero sendero que se adentraba en la pinada. Unos accesos extraños, teniendo en cuenta que se trataba de un hotel de máxima teconología en Tokio del año 3050. Al final encontré el hotel, que desde fuera constaba únicamente de una puerta automática excavada en pleno monte entre la densa fronda.



Ingresé en el edifició hasta acceder al vestíbulo. Un vestíbulo de diseño moderno y con techos bajos, que en nada se distinguía del de cualquier otro hotel moderno excepto en la ausencia total de huéspedes o personal de servicio. Al final del vestíbulo había una especie de recepción no atendida por recepcionista alguno, y si se miraba a mano derecha se llegaba a un punto en donde el techo se acababa justo en donde una pequeña cascada regaba un profundo estanque de limpias aguas. Sobre el estanque, a unos tres metros de altura, estaba la terraza del primer piso del hotel, y desde ésta surgía un puente de madera que conectaba la propia terraza con el techo voladizo del vestíbulo. En un cartel escrito a mano, en japonés traducido a un inglés pésimo, se leía. “No utilizar el puente. Si una persona se sube a él, se rompe y la persona cae al estanque”.



Mientras me preguntaba qué objetivo tendría tan extraña muestra de arquitectura retorcida, vi que detrás de la cascada había una puerta, así que me dirigí hacia ese lugar. La puerta, que estaba abierta, conducía a una sala de exposiciones donde se encontraban miles de libros holográficos que presuntamente explicaban el funcionamiento y el sentido del hotel. Pero ningún libro estaba escrito en lengua que yo conociera. Había libros escritos en japonés, pero se trataba del japonés lleno de carácteres arcaicos y vocabulario casi críptico típico de los antiguos templos budistas. Había también libros en español escritos a mano por niños pequeños, otros no tenían sentido porque habían sido generados aleatoriamente a máquina siguiendo al pie de la letra normas gramaticales. También había libros que utilizaban el idioma tal como sería dentro de miles de años. Lo mismo pasaba con el inglés y con los otros idiomas, se trataba de dialectos raros o de variedades retorcidas imposibles de entender.



Toda religión se reduce al enigma –pensé- Y ello en Japón es más cierto que en ningún otro país-. El letrero junto al puente era en realidad una invitación a caminar por él escrita en estilo zen, o con la típica sutileza o hipocresía japonesa, o como se le quiera llamar.



Subí al primer piso por unas escaleras que se encontraban junto al estanque, y a continuación puse el pie en el puente de madera, que efectivamente, se rompió cuando apenas había dado unos pasos.



Entonces es cuando caí al agua, e inmediatamente lo olvidé todo y recordé instantáneamente el motivo que me había traído ha Japón hacía cientos de años.



Todo esta historia la leí un domingo en el que visité con mi mujer una exposición de libros holográficos en el Hotel del Leteo, en el único libro en castellano legible que hallé entre los cientos de miles que conformaban la exposición.

jueves, 22 de julio de 2010

LA ECONOMÍA COMPETITIVA

Al parecer en los últimos meses está aumentando el número de empresas japonesas que cierran sus fábricas chinas, en donde la mano de obra por lo visto ya no es lo suficientemente barata, para largarse a Bangladesh, un país del que yo últimamente no tenía noticias pero que en los años 80 era considerado uno de los países más pobres del mundo, con una economía que, que yo sepa, dependía casi totalmente de la solidaridad de Sting, Bono y Bob Gueldoff.

No sé si quedará ya algún país más pobre que Bangladesh, así que supongo que el siguiente paso de los capitalistas idiotas será intentar amaestrar monos para que trabajen gratis en sus fábricas. Por supuesto, lo que nunca sabrán los pobres monos ni los economistas que defienden el capitalismo salvaje es que con sueldos miserables !la gente compra menos!, y por lo tanto la economía empeora, el mercado se achica y hacen falta más competitividad y reformas para que la economía empeore más, y así vamos por un camino que nos conduce de vuelta al siglo XIX.  La cantidad de pordioseros en Japón ha crecido en los últimos años a un ritmo espeluznante.

En esos últimos años se ha impuesto, no sólo en Japón sino también en toda Europa, cierta teoría económica. Una teoría totalmente acientífica y además absurda, que viene por cierto de los Estados Unidos, uno de los países más atrasados del mundo, con una sanidad pública que compite con Nigeria y Paraguay y con centenares de miles viviendo en cajas. Esa teoría económica dice que para que la economía mejore, hay que reducir el gasto público, privatizar empresas, disminuir salarios, liberalizar, bajar impuestos a los ricos y a las grandes empresas, etc.

Huelga decir que  esa teoría es totalmente falsa y que si se difunde todos los días en todos los periódicos y emisoras de radio es porque beneficia a los cuatro o cinco multimillonarios dueños de los todos los periódicos y emisoras de radio. De hecho, nunca lo leerás en el País ni el Mundo, pero la lista de los países que más han crecido económicamente en la última década la lidera China y en segundo lugar Venezuela, y después vienen países como Bolivia, Cuba, Argentina, Rusia, !países todos ellos que están haciendo justo lo que los economistas dicen todos los días en televisión que es malo para la economía! 

Pero es que demás, si la economía mejora es para que la gente viva mejor, tenga más salarios, más asistencia social, becas, etc. ¿no? Parece mentira que ningún gobierno, periódico, político o economista europeo haya entendido lo siguiente. Si tengo que recortar mi salario, aumentar mi horario laboral, renunciar a prestaciones sociales, suprimir becas, aceptar la sanidad de pago, aumentar la edad de jubilación, etc. para que la economía sea más competitiva y mejore la economía. !Entonces prefiero que no mejore la economía!

Creo que hay algo más fácil, mucho más fácil. En lugar de todas las reformas, lo que habría que hacer para empezar a recuperarnos es coserle la boca a todos esos listillos a sueldo.


jueves, 10 de junio de 2010

CUENTOS JAPONESES: LA LIBERALIZACIÓN DE LAS STRONGS

El Primer Ministro Hatoyama se vio obligado a tomar una de las decisiones más difíciles de toda su etapa al frente del gobierno. Una decisión complicada, y que sin duda muchos sectores de la sociedad no entenderían, pero que era absolutamente necesaria para garantizar el futuro del país y para restablecer la confianza de los mercados. Una ley que todos los gabinetes anteriores sabían que debían sacar adelante lo antes posible, por el bien de todos, pero que al final, por falta de visión estratégica, o por miedo a la reacción del electorado, nadie se había atrevido a proponer al parlamento. Esa tardanza en aplicar una medida tan importante había  provocado que las situación de las finzanzas públicas se hubiera seguido deteriorando con los años, haciendo que el público estuviera más y más descontento con su clase poítica y que para cada nuevo gobierno fuera todavía más difícil hacer tan necesaria reforma.


Una resolución impopular para algunos y polémica para casi todos, pero absolutamente imprescindible para el conjunto de la sociedad. Se trataba de liminar el límite máximo de grados que podían alcanzar las cervezas comercializadas en todo el territorio nacional. La liberalización de las strongs. El límite estaba por el momento en 8, cantidad que ya los expertos la consideraban muy alta para tratarse de cerveza, pues con esa graduación uno se emborrachaba ya bastante con sólo un par de latas. Pero ya era hora, por el bien de la libertad de empresa, de eliminar esa absurda ley y permitir cervezas de tan fuertes como el consumidor pudiera libremente aceptar. De hecho en otros países del mundo existían cervezas de 10, e incluso una de 24 grados. Pero en Japón, se mantenían de espaldas a la modernidad con la típica Strong 8 que se vendía en todas las tiendas de conveniencia desde hacía décadas. No era suficiente para un país ambicioso y con orgullo como Japón.


A los pocos meses de ser promulgada la nueva ley, Asahi, el fabricante más popular del país, lanzó al mercado una Strong 9, y su gran rival, Kirin, pronto le contestó con una strong 10. De ahí se pasó a la strong 13, 19 y a la mítica 29, que ya era una barbaridad y hacía que te emborracharas con una sola lata. Pero el público se había ido acostumbrando y demandaba productos mucho más fuertes, así que se seguió subiendo hasta llegar a aberracíones como la strong 50, la 69, la 88 y finalmente la strong 100, que te tajaba de un trago.


Gracias a las nuevas strongs radicales, la vida de los japoneses cambió grandemente, lo cual permitió al gobierno sacar adelante sus nuevas políticas. Ahora todo el mundo era feliz porque estaba siempre borracho o de resaca. Los asalariados salían del trabajo, y se metían al bar para tajarse bebiéndose su única Strong diaria. Los que no tenían trabajo simplemente se pasaban doblados desde la mañana hasta la noche. Las amas de casa, justo antes de dormir, entraban en un estado de dicha artificial comparable a los tiempos en los que se habían sentido queridas por sus esposos,  que ahora se mantenían en situación de permanente mal humor por culpa del trabajo, el pachinko o el béisbol. Los pordioseros, a su vez, en los parques dormían como lirones y se sentían como si estuvieran durmiendo en un palacio. Era un chollo para todo el mundo. Por los mismos 140 yenes (un poco más de un euro), que costaba la antigua strong 8 o las cervezas normales del pasado, pillabas una taja entera cercana al coma etílico, ahorrandote un tiempo y un dinero que eran vitales en las duras junglas de asfalto que eran las ciudades japonesas.


De manera que pronto se llegó a un punto en el que la gente era absolutamente deliz y no se preocupaba en absoluto de la vida política del país, ocupados como estaban esperando a la siguiente taja que les curara la resaca de la taja anterior. Y el gobierno pudo llevar por fin a cabo sus ambicioso programa de reformas económicas y recortes para restaurar la confianza de los mercados, y sin ninguna oposición ciudadana se implantó el despido a cambio de una caja de alcachofas, la jornada laboral de 65 horas diarias, el contrato de un minuto y quince segundos y la jubilación a los 95 tacos.


Cualquier atisbo de movimiento contestatario ciudadano que hubiera existido en el ya de por sí conservador y socialmente taimado archipiélago de ojos rasgados desapareció totalmente gracias a las nuevas chelas que provocaban mucha más satisfacción, a mucho menor precio, que el mejor sistema de bienestar social escandinavo. Aunque las reformas del gobierno seguían castigando atrozmente a las clases medias y trabajadoras, y privándolas de todas las conquistas sociales de los últimos 100 años para beneficio de una pequeña élite de banqueros y de multimillonarios, la gente parecía estar por fin satisfecha y nadie se quejaba de nada, una situación que recordaba a la de la España de Zapatero, justo antes de que el barco se hundiera definitivamente y España fuera vendida a pedacitos a una multinacional taiwanesa. Igual que en España, se dijo que la reforma ayudaría a generar empleo, pero lo único que consiguió es hundir más la economía del país, pues la reducción del gasto público sólo hizo que se perdieran puestos de trabajo y que disminuyera la recaudación del Estado. 

En esa coyuntura, "los mercados" empezaron a presionar al resto de los países para que siguieran el ejemplo japonés de elevar la graduación de la strong que se vendían en cada uno de ellos. En cualquier país donde hubiera leyes que limitaran el número de grados de la cerveza, empezaban a acosar al gobierno, acusándole de populista, cercano a Eta y a Hugo Chávez, antiamericano y en contra de la libre empresa, de la democracia, de la Constitución, de la libertad y de los acuerdos de Maastrich. Un país donde la gente no bebiera por lo menos strong 30 era considerado poco competitivo, de escaso atractivo para los inversores. Se arriesgaba por tanto a que los capitales se fugaran a lugares donde las rentas generaran beneficios más altos, paises "más abiertos a la inversión". Y así es como los gobiernos fueron cayendo poco a poco y los capitalistas volvieron a adueñarse del mundo que se les había estando escapando en los últimos años por culpa de Hezbolláh, Lula, Chávez, Evo Morales, los chinos, Putin, Corea del Norte, las Farc, Hamás, el blog del Chino Muerto y la guerrilla maonista del Nepal.


Hasta yo mismo estaba en esa época totalmente idiotizado. Aunque anteriormente a las superstrongs ya me tajaba casi a diario, a partir de la nueva normativa cesaron de tener ningún contenido literario ni filosófico, y desaparecieron totalmente las largas discusiones políticas que solía mantener con mis compinches suelistas. Poco a poco deje de escribir hasta el blog del Chino Muerto, el único blog con varios Premios Pullitzer y que alquilaba pisos en el centro a un euro. Vivía sólo para curar lo más rápido pasible mi brutal resaca de cada mañana y transformarlo en una nueva taja de strong 200, la cerveza que te emborrachaba con una sola gota. Tajas irracionales y silenciosas, ábsolutamente robóticas, en las que apenas intercambiaba ni una sola palabra con mis compañeros de banco.


Una de esas mañanas apareció en el parque un nuevo pordiosero distinguido vestido con elegante traje de marca, el pelo perfectamente engominado y una forma de hablar refinada y culta que contrastaba con el sucio acento de Osaka de los mendigos que yo había conocido hasta entonces. El mendigo elegante se sentó a mi lado y me dijo que se llamaba Hatoyama. Era el mismo nombre que el Primer Ministro que había aprobado la ley que permitía strongs ilimitadas. Pero yo ya no me acordaba del nombre ni del Primer Ministro Actual ni del mío propio. Por eso el hombre abrió su maletín y me mostro varios periódicos y revistas en los que aparecían fotos suyas, al pie de las cuales se decía que  el Primer Ministro Hatoyama expresó ayer en rueda de prensa su voluntad de esto o lo otro o Hatoyama hizo énfasis en la necesidad restablecer la confianza del electorado, e innumerables sentencias de ese tipo que los políticos repiten todos los días sin saber que significan.


Al darme cuenta de que se trataba de un personaje verdaderamente ilustre, le ofrecí una cerveza que tenía guardada para ocasiones especiales, ni más ni menos que una litrona de strong 250, la cerveza que te tajaba con solo olerla. Pero Hatoyama me la rechazó indignado, y pasó a contarme la historia de las strong y de como  había dimitido de sus funciones, preso del más doloroso remordimiento, tras firmar, presionado por el FMI y el Club Bilderberg, la ley para la liberalización de las strongs, que él mismo calificó de diabólica e inhumana. Estaba arrepentido del daño que había hecho a su país y quería que la población supiera la verdad. Es por ello que había venido al parque a pedirme ayuda, pues yo, en su época en el gobierno, había sido su más bravo opositor.

Parece ser que durante ese tiempo, yo había estando organizando a los pordioseros y lanzándolos contra el gobierno, y gracias a nuestra tenaz lucha les habíamos obligado que nos concedieran algunas reivindicaciones, como por ejemplo sanidad gratuíta para el parque (sanidad gratuíta de la que no gozaban el resto de japoneses), una biblioteca llena de periódicos viejos y también cajas gratuítas para dormir que nos traía todas las semanas en camión una asociación de caridad cercana al partido en el poder. No era mucho, pero considerando que la seguridad social en Japón es prácticamente nula, y que el gobierno en Japón tiene como única función relevante garantizar la seguridad de las bases americanas en Okinawa, eran grandes conquistas. Además, al fin y al cabo no eramos sino un pequeño grupo de mendigos que vivíamos en un parque de una ciudad dormitorio de Osaka.


Yo no me acordaba de todo eso. Pero Hatoyama me enseñó fotos en las que yo aparecía al frente de las manifestaciones. También me explicó que en esa época, dada la inexistencia en Japón de una izquierda fuerte, mi grupo de pordioseros y yo habíamos sido el colectivo contestatario que más le preocupaba al Poder, y que por eso habíamos estado continuamente en el punto de mira del gobierno. Y hasta tal punto nos habíamos convertido en una molestia que Hatoyama casi había convertido al Departamento de Estado yanqui para que nos incluyera en su lista de organizaciones que debían ser ilegalizadas porque no habían condenado el terrorismo, pese que yo ya había dicho en mil ocasiones en mi blog que el peor terrorista del mundo era el nuevo negrata que ocupaba la Casa Blanca. "Siempre metemos pacifistas en la lista, como por ejemplo Evo Morales o a Nelson Mandela. Por el contrario, a militaristas radicales como Henry Kissinger, el Dalai Lama u Obama les damos premios de la paz."


Vaya noticia. Así que yo había sido un gran revolucionario. Cómo me había podido hundir así, teniendo un pasado tan glorioso. Ya estaba bien de beber strongs de cien grados. Había que contarle a todo el mundo la verdad. Así que nos pusimos manos a la obra y comenzamos a preparar barricadas de strong para detener el tráfico y provocar un caos en la ciudad y así llamar la atención de la opinión pública. Trabajando codo a codo pasamos el fin de semana Hatoyama, los mendigos y yo, sin beber strong de más de 8 grados (ah, la vieja strong 8, con todo el sabor y sólo el doble de grados, pero el triple de calorías, qué gozada, ya no me acordaba); todo el fin de semana escribiendo panfletos, llamando a las radios. Hasta contactamos con Chávez vía Twitter, y el Presidente de verdad nos garantizó apoyó para nuestra empresa y nos prometió que hablaría con los otros líderes nacionalistas de su continente y otros camaradas del eje del mal para difundir nuestras ideas. Hatoyama habló también con un amigo suyo que controlaba un canal de televisión y que iba a concedernos varios espacios publicitarios. Varias radios locales también nos confirmaron su apoyo. El domingo por la noche habíamos terminado de preparar la campaña, que teníamos pensado poner en marcha a partir del lunes por la mañana. Sudorosos en la tórrida noche de Osaka, exhaustos por el esfuerzo realizado, nos miramos los unos a los otros satifeschos e ilusionados.


Es entonces cuando apareció. Un tipo vestido totalmente de negro, con una capa, andares lentos, respiración pesada y profunda, y un horrible casco negro metálico. Darth Vader. Todos los pordioseros le miran sorprendidos mientras se acerca lenta pero firmemente hacia nosotros. Pero Hatoyama ni se inmuta, parece acostumbrado. "Es del Fondo Monetario Internacional"-me dice-"Les gusta ir siempre por ahí con esa pinta, intimidando a la gente y dándoselas de malos".

El emisario del mal no se anda con rodeos. Díce que las fuerzas de paz de la ONU bombardearán y arrasarán nuestro parque al amanecer a no ser que abandonemos nuestro plan de divulgar al mundo la verdad de las superstrongs y de la implicación de las instituciones internacionales y de Estados Unidos en el asunto. Los pordioseros nos miramos unos a los otros. No hace falta ni siquiera hablar. Le digo, haciéndome el valiente. "No nos importa morir. La Muerte es como una taja más larga de lo normal, pero sin resaca." Miro a los otros pordioseros, orgulloso de que en un momento tan importante se me hubiera ocurrido una frase tan buena. A su vez, ellos me miran a mí con orgullo. "Además, Admajimehjad ha dicho que si nos atacáis militarmente borrará Israel del mapa. De hecho, están construyendo una goma de borrar gigante en unas instalaciones subterráneas secretas en el desierto."

Vader respira hondo y se vuelve hacia mí. Por un momento parece como si me fuera a atacar directamente. "Encontraremos también a vuestros familiares y les haremos sufrir uno por uno los más crueles sufrimientos " -amenaza-. "No tenemos familiares. " replico, con lógica insuperable. "Si los tuvieramos, no dormiríamos en un parque. Así que díle a Obama que vaya a Irán o a Venezuela a recoger el próximo Nobel de la Paz si tiene huevos "  Se oye una ovación en el parque. No sólo los pordioseros, sino también las viejas, y las parejas jóvenes con hijos me aclaman.

Gracias a mi resistencia numantina, parece que Vader se da por vencido. Pero cuando ya está a punto de marchar, se vuelve otra vez hacia mí, y como intentando congelarme con su respiración negra y gélida, se queda callado mirándome. Un silencio sienestro recorre todo el parque. Tensa espera. El miedo lo recorre todo. Finalmente, el Señor de la Oscuridad se dirige de nuevo a mí.

-Suministros gratuítos de por vida al parque de la nueva Strong 300.

Eso sí que son palabras mayores. La nueva Strong 300, la cerveza que te taja de solo entrar en el establecimiento donde se comercializa. Miro a los pordios. Están sudorosos y cansados. Parece que todo el mundo tiene sed.


Otros cuentos japoneses del Chino Muerto:

-El Cuento de los Kanjis.


-El Cuento de los 12.000 yenes


-La Experiencia Japonesa de James Douglas Paterson


-Hatsumode


-Aventuras del Profeta Azul en Japón (Segunda Parte)


-El Tercer Hombre (Plagio de la Película de Carol Reed)


-El Marido Perfecto

jueves, 3 de junio de 2010

CIUDADES QUE NO FIGURAN EN NINGÚN MAPA: VALENCIA

La capital de la Comunitat está situada en una estepa remota de Siberia, alrededor de un lago con forma de circunferencia de unos 12 kilómetros de diámetro. La zona residencial está formada por monótonos bloques de apartamentos que rodean el perímetro el lago, sin alejarse demasiado de éste. Pero las partes más interesantes de la ciudad son sin duda las que se encuentran en la superficie del propio lago y debajo del mismo.

Existe dentro del lago una gran diversidad de pequeñas islas e islotes. Algunas de tales islas están desiertas y conservan gran parte de la flora original, en otras islas hay parques de atracciones de los años cincuenta como en el que aparece en la película de Hitchkock "Extraños en un Tren". En otras islas hay pequeños pueblos tradicionales británicos de piedra, con hermosas iglesias góticas e incluso una catedral, y en otras hay bellas playas o palacios de congresos ultramodernos que cuentan con enormes galerías acristaladas subacuáticas desde las que se puede contemplar el fondo en todo su esplendor.

A pesar de su localización en la parte más inhóspita y despoblada de Siberia, Valencia cuenta con un mircroclima propio que hace que sus temperaturas anuales sean más similares a las de Venecia que a las del resto de Rusia. Por eso los valencianos suelen utilizar góndolas y vapoettos para desplazarse a las islas más cercanas y entre las islas, y la ciudad está llena de hermosos apeaderos de madera y de junco. Para cruzar el lago o para ir hasta las islas más lejanas de éste, la ciudad cuenta también con una excelente red de metro que comunica unas orillas con otras y que tiene estaciones debajo de las islas principales. 

Para no perjudicar el encanto visual y la estética del lago, existe una gran variedad de complejos de ocio construídos bajo el nivel del agua alrededor de las estaciones de metro, con innumerables pasillos y pabellones en los que podemos encontrar cines, estadios de fútbol, supermercados, restaurantes y tiendas donde se venden artículos de moda. 

viernes, 21 de mayo de 2010

CUENTOS JAPONESES: EL MARIDO PERFECTO

Era uno de los días más felices en la vida de R. Kikukawa, el día con el que había estado soñando desde que era niña, el día de su boda. A partir de ese día compartiría su existencia con un marido perfecto, un hombre guapo, trabajador y amable que la cuidaría y la protegería durante el resto de su vida. Aunque en realidad se podía decir que lo había estado esperando durante toda su vida, esa tarde, la tarde definitiva en la que se consumaría definitivamente el matrimonio, había estado en casa realizando con toda devoción los preparativos para recibirle. Había limpiado el apartamento en profundidad y lo había adornado de la mejor manera que había podido imaginar, poniendo todo su empeño y su corazón en cada acto. Había ido a comprar la cerveza preferida de su futuro esposo, un póster de su equipo de béisbol favorito, una gran tarta. Desde entonces, y hasta el fin de sus días, haría cualquier cosa para conseguir la felicidad de su marido y la suya propia...



No le había costado poco esfuerzo conseguirlo. Había tenido que trabajar duro. Levantarse pronto cada mañana en el sucio invierno de Osaka. Ahorrar. Lo había comprado en la enorme tienda de electrodomésticos, robots y trastos para el hogar de Umeda. No era el mejor modelo de marido que había en venta, pero sí uno bastante caro, ya que, una vez había decidido gastarse el dinero en él, había que hacer las cosas bien y no quedarse con cualquier idiota. Aunque para las características que reunía, en comparación con los otros modelos a la venta, resultaba un auténtico chollo. Por el precio, por ejemplo, del modelo “el marido más guapo del mundo” (pero con la cabeza casi totalmente hueca), el que R. había elegido no era sólo bastante guapo sino inteligente y creativo, sensible y trabajador, limpio y educado, y además de los que ayudan a su esposa en las tareas domésticas. Ah, tras varios años trabajando, por fin había reunido el dinero suficiente para comprar el marido perfecto. Y además, por la compra de un artículo tan caro, recibía una gran cantidad de puntos que podía utilizar en la siguiente compra, con lo cual el microhondas, la lavadora el sillón masajista o la nevera le saldrían gratis. Iría con él a elegirlo. Un sábado por la mañana que no tuvieran pensado ir a ningún sitio o que lloviera irían al centro comercial de la mano y lo comprarían.



En realidad, nunca había estado a favor de este tipo de electrodomésticos o seres humanos, ni de que existiera la posibilidad de comprar por internet a la persona con la que vas a pasar el resto de tu vida. No es natural. El amor no se compra. Y además eran bien caros. Y sólo tienen dos años de garantía, así que, si con el tiempo se vuelve gordo, borracho, ludópata, un cerdo, etc. la empresa ya no responde y te lo tienes que comer con patatas. Pero una amiga había probado y sorpresivamente, le había funcionado a las mil maravillas. Al tipo le gustaba pasear por las montañas, sabía pintar, montar a caballo, disparar con arco, y ayudaba en las labores del hogar. Y ya le había dado un hijo y estaban esperando el segundo. Así que al final, harta de su soledad y del aburrimiento de la vida japonesa, había decidido probar ella misma y se había gastado casi todos sus ahorros. El que había comprado R. sabía preparar comida japonesa, pero con el tiempo se podía actualizar para que también preparara comida italiana, china, española, y francesa. Sin duda, valía la pena.



El tiempo de la entrega había llegado, y R. contemplaba una y otra vez el reloj con gran ansiedad. Había dado ya los últimos retoques al piso, le había planchado las camisas otra vez, mil veces había recolocado el florero en el centro de la mesa de la cocina y el vino francés que pensaba regalarle. Al fin, pasaban 20 minutos de la hora pevista de entrega cuando sonó el timbre. “Ya ha llegado “–se dijo R. Kikukawa-. Y su corazón tembló de emoción. Un hombre corpulento con el uniforme de Yodobashi Camera (la tienda de electrodomésticos) entró en la casa empujando una carretilla en la que a su vez había una gran caja. “¿Dónde se lo dejo?”-preguntó el hombre con desafecto. A continuación dejó la caja en el lugar adecuado, pidió a R. que le firmara un recibo y se retiró con una ligera reverencia.



R. abrió no perdió el tiempo en dirigirse a abrir el paquete, llena de alegría. Su corazón flotaba. Y en eso que al final, tras muchos esfuerzos, que acometió todo el entusiasmo y la emoción del mundo, abre el paquete y se ve un pordiosero gordo y feo con olor a vino barato, y además con pinta de extranjero. “¿Tú quién eres?”-le dice secamente-.Y el tipo, o porque no hablaba japonés o porque era tonto, no contesta. “Ya lo sabía yo, que estas cosas no funcionan. “-Y luego piensa un poco y acaba diciendo: ”Bueno, no es para tanto. Los de Yodobashi Camera se han equivocado y me han traído a un mendigo y encima el hombre ya se ha ido y no puedo reclamarle.””Pues nada, mañana me lo cambiarán por el modelo adecuado”. Y tras otros minutos reflexionando en silencio le dice al final al pordiosero-. ”Tu métete en la caja que te voy a devolver a la tienda para que me traigan el marido que he pedido. Y no te pongas triste, pues no es mi intención ofenderte. Simplemente es que no eres el producto que yo había solicitado.”



Los de la tienda no querían reconocer su error. Según sus registros, estaba todo en orden. El marido modelo “compact” con destrezas artísticas especiales y el kit de colaboración en las tareas del hogar había sido retirado del almacen y enviado a la dirección correcta. De todas formas, tras insistir, enviaron otro técnico a casa de R. “ Tiene razón, señora, en 30 años en el negocio jamás había visto algo así. Le pido disculpas en nombre de la empresa. Ya me llevo a este engendro y le traigo el bueno.



Total, que al día siguiente vuelve el gordo con otro paquete, y al abrir la caja, para sorpresa de todos, se ve la cara del mismo pordiosero. R. se le queda mirando con cara de odio y luego se empieza a quejar al empleado que se lo ha traído. Su boda arruinada. Otra vez el guiri que no habla japonés. Y que está gordo. “Devuélvame el dinero y lléveselo”-le dice al tipo. El hombre se va, y R. Kikukawa se queda en casa, sola otra vez y sin el marido de sus sueños. Ese día esta tan triste que ya no quiere hacer nada más. Su esperanzas están arruinadas. Se asoma al balcón, y contempla la caótica jungla de asfalto que es Osaka, sin edificios históricos, sin apenas parques. A partir de ahora su vida se reducirá de nuevo a esas largas jornadas laborales, levantándose todas las mañanas temprano para ir a su odioso trabajo. Viviendo en soledad el resto de su existencia, entre la masa anónima, sin nadie que la comprenda o la quiera, sin ningún motivo para seguir viviendo.


En esos momentos, en el parque de la esquina, el pordiosero español gordo está deprimido también. De tanta tristeza que se acumulaba en su corazón, no se le había ocurrido otra cosa que comprarse un pack de cervezas strong y bebérselas de un trago, cayendo fulminantemente en estado comatoso.



Poco después, unos pordioseros del parque le han visto y han corrido en su ayuda.Tras varios esfuerzos, han conseguido reanimarle. Ahora están todos juntos sentados en el mismo banco, bebiendo sake de cartón, pero mientras los otros mendigos se dedican a insultar a la administración Hatoyama, acusándola de todas sus desdichas, el suelista español les cuenta su triste historia de amor en un japonés muy bueno pero con pronunciación un poco extraña.



“Soy un pordioero español que vino a Japón atraído por la calidad de su sueling. Había oído que en Japón los pordioseros duermen en los bancos sin ser molestados por ningún neonazi, que los hombres de negocios a menudo pasan la noche en los parques y que hasta las abuelas se tajan con cerveza de ocho grados. En España, aunque soy considerado por los expertos uno de los mejores suelistas del mundo, el sueling es un deporte minoritario que no atrae la atención sino de una élite de bohemios cultos y refinados.”



“Mi vida en en Osaka era sencilla, realizando sueling día y noche, y por las tardes iba a Yodobashi Camera a utilizar gratis el sofá-masaje, y después al supermercado de los grandes almacenes a merendar gratis con los productos para degustar que ese supermercado siempre ofrece a sus clientes”



“Era feliz con esa vida sin responsabilidades, pero notaba que en el fondo de mi corazón me faltaba algo. Hasta que una de esas tardes en el Yodobashi Camera me pasó algo que cambió mi vida. Mientras pasaba por la sección de maridos perfectos de la tienda de electrodomésticos, mis ojos se posaron casualmente sobre una chica que estaba en esos momentos comprando uno. Era una chica preciosa, no de esas japonesas de rostro delicado y perfecto que parecen muñecas, sino una chica normal y corriente, vestida normal y sin pintar. Con una mirada preciosa, llena de amor y de bondad aunque también de soledad, y con una forma de sonreir maravillosa. Pero por encima de todo, lo que me llamó la atención de ella es que no llevaba maquillaje je je. Era la primera vez que veía una chica japonesa sin maquillar y por eso me había quedado mirándola sin darme cuenta.”



“Me enamoré de ella al instante, así que me dediqué a escucharla desde cierta distancia mientras pedía consejo al dependiente. Mientras la mayoría de las mujeres japonesas buscan un hombre millonario, ella solicitaba un hombre bueno y amable que la cuidara durante el resto de su vida, producto difícil de conseguir en el mercado. Me di cuenta de que el interior de esa chica era tan hermoso como me había parecido ver en sus ojos unos minutos antes. Entonces pensé que un ser humano tan maravilloso no merecía un marido perfecto producido en serie en una fábrica sino un marido perfecto producido por la madre naturaleza. Así que decidí esperar en el almacén para dar el cambiazo y meterme yo en la caja y ser así transladado a su casa y convertirme en su marido.”



“Por desgracia, mi pinta desaliñada la debió asustar, y aunque soy pordiosero inteligente, culto, con don de lenguas y mi japonés es de calidad bien alta, el hecho de estar profundamente enamorado de ella me provocó tal nerviosismo que no fui capaz de presentarme adecuadamente, y no sólo eso, sino que apenas pude hilvanar palabra, de tan emocionado como me encontraba. Así que fui rechazado dos veces, y aquí me encuentro, desesperado y al borde del suicidio por culpa del amor.”



Los otros pordioseros, entre trago y trago de sake de cartón, escuchaban con gran atención y emocionados la triste historia del pobre suelista español que se había enamorado de la chica japonesa. Todos se solidarizaban con él, y como muestra de apoyo le metían enormes trozos de sashimi en la boca para ayudarle a mitigar el sufrimiento.



“Me había prometido a mí mismo convertirme en el marido perfecto. No un tipo millonario y machista que simplemente pusiera la pasta que hace falta para vivir y que la usara de robot en la cocina y en la cama y le regalara a cambio expensivos regalos, sino alguien que la apoyara y la quisiera durante el resto de su vida. Haciendo que su existencia fuera más hermosa, más divertida, cocinando, viajando y riendo con ella, provocando su felicidad en cada momento. Incluso estaba dispuesto a dejar de hacer sueling excepto una vez a la semana. Además, casarse conmigo sería gratis, y por tanto se iba a ahorrar millones y millones de yenes si decidía no comprar el marido de la tienda de electrodomésticos. Tenía la intención de invitarle a pasar las vacaciones a España. Y con los dos euros que tenía ahorrados había comprado dos billetes de avión para ir a pasar unos días de luna de miel a Venecia. Pero mi plan a fracasado y no me queda otra opción que suicidarme ”




En esos momentos, R. tenía también ganas de suicidarse y había decidido emborracharse con sake de cartón por primera vez en su vida y luego arrojarse al río más contaminado de Osaka y puede que de Japón, el Dotombori, río del que nadie había salido vivo antes. Pero entonces al pasar por al lado del banco, había visto al suelista sentado de espaldas, y aunque en un principio le habían entrado ganas de golpearle, al escuchar su historia había pasado de la simple curiosidad al interés verdadero, y poco a poco sus palabras la habían ido conmoviendo hasta que sin darse cuenta, se había encendido la llama del amor en su pecho.



Así que, contenta de no haber comprado el marido perfecto, se acercó al suelista de gran corazón pero que emitía un olor a sashimi y a sake desagradables y le dijo que si era capaz de ducharse y de quitarse ese aroma pestilente, podrían vivir juntos el resto de su vida.



El suelista se duchó, y se casaron y a su boda acudieron suelistas y pordioseros de todo el Japón , y desde ese día la vida de R. Kikukawa fue más hermosa, cocinando, viajando y riendo con ese extranjero bondadoso pero algo extravagante, ahorrando millones de yenes en caprichos estúpidos y robots; yendo a España y a Venecia y a cientos de lugares en Japón y en el resto del el mundo.



Otros cuentos japoneses del Chino Muerto:

-El Cuento de los Kanjis.

-El Cuento de los 12.000 yenes.

-La Experiencia Japonesa de James Douglas Paterson.

-Hatsumode.

-Aventuras del Profeta Azul en Japón (Segunda Parte)

-El Tercer Hombre (Plagio de la Película de Carol Reed)